698 179 363 info@motivo36.com

En medio de la belleza natural de las costas gallegas, un desafío ambiental ha surgido, dejando a su paso una marea de pequeñas bolas de plástico conocidas como pellets. Este fenómeno, originado por la pérdida de carga del barco Toconao frente a las costas del norte de Portugal el 8 de diciembre de 2023, ha suscitado preocupación y desencadenado una serie de eventos que revelan las complejidades de la respuesta ante situaciones de contaminación marítima.

El Origen del Problema:

El buque Toconao, con bandera de Liberia, perdió seis contenedores de carga, uno de los cuales estaba lleno de sacos de pellets de plástico, a unos 80 kilómetros de Viana do Castelo, Portugal. Estas pequeñas bolas, utilizadas como materia prima en la fabricación de productos de plástico, se han dispersado por las costas gallegas, afectando desde Asturias hasta Cantabria.

La Respuesta de las Autoridades:

A pesar de que los primeros residuos se detectaron el 13 de diciembre, el plan de contingencia de la Xunta para casos de contaminación marítima no se activó hasta el 5 de enero. La demora en la respuesta ha generado críticas, y las autoridades gallegas han señalado inicialmente que no tuvieron conocimiento oficial del incidente hasta dos días antes de activar el plan. Sin embargo, conversaciones entre administraciones sugieren que la Xunta tenía conocimiento del problema desde el descubrimiento inicial de los residuos.

Impacto Ambiental y Desafíos de Limpieza:

Los pellets de plástico, también conocidos como nurdles, representan una amenaza para la vida marina, ya que los organismos pueden ingerirlos, causando daños en sus sistemas digestivos. Aunque el Gobierno gallego ha asegurado que los pellets no son «tóxicos ni peligrosos», un segundo estudio advierte sobre la necesidad de manejarlos con precaución. La labor de limpieza, inicialmente asumida por los ayuntamientos afectados y un incipiente movimiento de voluntarios, se ha vuelto una tarea laboriosa debido a la dispersión de estos diminutos elementos.

Cruce de Responsabilidades:

La empresa responsable de los pellets, Bedeko Europe, con sede en Polonia, se desvincula del incidente, atribuyendo la responsabilidad de la pérdida de carga a la empresa de transporte Maersk. Este cruce de acusaciones ha complicado la determinación de responsabilidades y la asunción de costos por la limpieza.

Reacción Judicial y Desafíos Futuros:

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Noia ha iniciado diligencias por la posible existencia de un delito contra los recursos naturales y el medio ambiente. Este desarrollo legal pone de manifiesto la gravedad del incidente y señala la necesidad de abordar de manera efectiva los desafíos ambientales que enfrentan las costas gallegas.

En medio de este episodio de contaminación, la sociedad se enfrenta a la urgente tarea de proteger nuestras costas, preservar la biodiversidad marina y establecer mecanismos efectivos para prevenir y responder a futuros incidentes similares. La cooperación entre autoridades, empresas y la comunidad en general se vuelve esencial para garantizar la sostenibilidad de nuestros océanos y el bienestar de nuestro entorno natural.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad